Una coproducción del Festival Grec y La Larga

El Bruel es el canto del avetoro. El bramido desesperado, grave, indescifrable, imposible de describir. Y es el bramido de dos toros
ahogados en el barro de los humedales hace muchos siglos. Son los gritos de la tierra, sí, de la Tierra, de nuestra tierra.

Partiendo de una leyenda del Empordà, el espectáculo nos habla de los bramidos que no nos dejan dormir por las noches, las palabras que se callan, las historias a medias.

Texto: Oriol Morales

Dirección: Oriol Morales

Duración: 65 min

Proyecto ganador del premio Adrià Gual

El bramido es el canto del avetoro. El bramido desesperado, grave, indescifrable, imposible de describir. Y es el bramido de dos toros ahogados en el barro de los humedales hace muchos siglos. Son los gritos de la tierra, sí, de la Tierra, de nuestra tierra.

Lo que presentamos son los bramidos que no nos dejan dormir por las noches. No todos, algunos. No son de verdad, o tal vez algunos sí. No tienen nada que ver y a la vez tienen que ver con todo lo que somos, con todo lo que nunca nadie nos ha explicado que somos.
Son las palabras que se callan, las historias del pasado que se llaman a medias, las que conforman secretamente una realidad por la que nadie nos ha preparado, las que constituyen el contexto explosivo contra el que nos hemos estampado sin remedio.

Quizás lo único que queremos, lo único que necesitamos es que nos entendáis. Y tal que nos ayudéis. Sólo un poco. A entender todo esto que nos atormenta. A entendernos a nosotros. No para cambiar, ni por ser mejores ni nada de eso. Simplemente por una profunda voluntad de saber quiénes somos para poder vivir nuestro presente.

Bruels es un cuento. Y nosotros se lo queremos contar. Porque es importante. Porque habla de nosotros. Y por lo tanto
habla de todos.

Porque habla de nosotros, del Empordà, que es a la vez hablar del Universo y de una comarca perdida en el norte de una tierra olvidada.

Habla la chica:

El bramido es el canto del avetoro. El bramido es el grito de los toros que se hundieron en el barro de los humedales del Empordà una noche hace muchos siglos. El bramido es la voz de mi abuela. La abuela sabía la historia de la casa que se quemó y no me la contó nunca. No es que me explicara ninguna mentira. Simplemente calló. Yo os quiero contar la historia de la casa, porque se ha convertido en mi historia, porque he tenido que escribir mi historia paulatinamente, poco a poco, mientras me daba cuenta de todo.
“Si olvidamos las palabras dejaremos de ser”

Dirección y Dramaturgia:

Oriol Morales

Intérpretes:

Rebecca Alabert, Iona Balsells,

Joan Marmaneu i Juan Pablo Mazorra

Ayudante de Dirección:

Marià Llop

Producción Ejecutiva:

siempre Gomis

Diseño Audiovisual:

Aleix Plana

Diseño de Iluminación:

onda Grado

Diseño de Escenografía:

onda Grado

Fotografía:

Maria Alzamora

Diseño gráfico:

Moonland Studio